PARQUE SIERRA NEVADA DE SANTA MARTA





Declarada Parque Nacional Natural en 1964. Ubicada entre los departamentos de Magdalena, Cesar y La Guajira. El territorio se destaca como la montaña más alta entre Alaska en el norte y Ecuador en el sur, y como la montaña costera más alta del mundo, con 338.000 hectáreas. Posee abundante vegetación debido a que abarca todos los pisos térmicos.

De su fauna se destacan: el tapir, la ardilla, el león colorado, el jaguar, el venado de páramo, la nutria, la gallineta de monte, entre otras especies. Según la leyenda de los actuales pobladores indígenas los Kogui, en su pico más alto está clavado Kalvasánkua, el poste central que sostiene al planeta entero; es la gran casa sagrada y el centro de todo, donde el padre Seránkua repartió como herencia las tierras del Sierra Nevada de Santa Marta mundo y las semillas que todos tenemos que sembrar para poder sobrevivir es la mitología de la Madre Universal, heredada de los ancestros Tayrona, antiguos habitantes, que ocupaban las hoyas de los ríos Don Diego, Guachaca y Buritaca, entre la costa y los 3.000 metros sobre el nivel del mar, donde albergaban una densa población concentrada en pequeños, medianos y grandes centros urbanos, entre los que sobresalía la famosa Ciudad Perdida acompañada de monumentales construcciones líticas.

El ingreso a la misma desde Santa Marta se realiza a través de una carretera que conduce al Mamey, luego se toma la trocha que conduce a la vereda Honduras; posteriormente, se puede descansar en las casas de los colonos o en un poblado indígena abandonado llamado Cuscúnguena y después, se toma el camino que atraviesa el río Buritaca, finalizando así el recorrido hacia la Ciudad Perdida. Para el viaje es necesario tramitar un permiso del Instituto Colombiano de Antropología y del Ministerio del Medio Ambienté. Si se quiere transitar por territorios tradicionales de la zona, también es indispensable adquirir la autorización de los indígenas Kogui. Además, teniendo en cuenta que en el recorrido no se consiguen fácilmente sitios de aprovisionamiento hay que proveerte del equipo de cocina y de alimentos y otros implementos. En el cerro San Lorenzo hay cuatro cabañas del ministerio de Medio Ambiente que pueden alojar 40 personas en total, dotadas con baño, cocina, estufa, sala, comedor y chimenea, además de un auditorio. Accediendo desde Valledupar se puede ¡conseguir alojamiento en el antiguo Convento de Los Capuchinos, contando con el permiso del Cabildo Indígena.

A los viajeros se recomienda vacunarse contra el tétano y llevar un botiquín de primeros auxilios que incluya suero antiofídico y antidiarreico; contar siempre con una guía y llevar equipo completo de alta montaña. Para el ingreso a la ciudad perdida se requiere j de camisas de manga larga y pantalones gruesos. Hay épocas en que la ciudad permanece cerrada para los turistas, por tanto es mejor consultar al instituto colombiano y a las otras instituciones antes mencionadas. Por ningún motivo se debe realizar el viaje sin tener al día los respectivos permisos, además es necesario tener la autorización de los indígenas Kogui para transitar por sus territorios tradicionales.



Nadie a llegado a esta página por un buscador, todavía!

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario