La esclavitud en la colonia





Aunque la esclavitud existía desde miles de años antes del descubrimiento de América, vino a sentirse más universalmente cuando se practicó en el nuevo continente. Negros esclavos había en la España de 1492. Llegaron con Colón a La Espa­ñola y sucesivamente con quienes podían tener­los. Había también esclavos en los demás países de Europa.

Pero, fue a partir de 1517, por iniciativa de fray Bartolomé de las Casas, que se inició el tráfico de esclavos del África hacia América, como medida económica y social para explotar las nuevas tierras y eximir al indio de trabajos que físicamente no podía soportar y que lo estaban exterminando, como el de las minas y el cultivo de la caña, bajo el sol abrasador del Caribe. Grandes compañías negreras se formaron en Italia, Inglaterra, Francia, Dinamarca, Holanda, España y Portugal, de las cuales fueron socios algunos reyes, que se dedicaron a la caza de ne­gros en el África para llevarlos a los puertos del Caribe y de la costa este de los Estados Unidos, donde los vendían o cambiaban por productos de la tierra u otras mercaderías. Entre ellas estaban la Cía. Holandesa de las Indias Orientales, 1602; la Cía. Holandesa de las Indias Occidentales, 1621; la Cía. Francesa de las Indias de América, 1635; la Cía. Danesa de las Indias Occidentales, 1671; The Company of Royal Adventures Trading of África de Inglaterra, a comienzos del siglo XVII; The Company Scotland Trading to África and the Indies, 1695; la Cía. del Mississipi, 1717 y la Cía. Negrera de Guiñes, holandesa, de comienzos del siglo XVII.escalvitud en la colonia

Los ingleses vendían a unos esclavos en las islas del Caribe y costas continentales, desde Nue­va Orleáns hasta el Brasil; a otros los colonizaban en sus islas y tierras de Belice y las Guayanas. Los franceses los colonizaban en Haití en sus demás islas y en la Guayana; y los holandeses también en las suyas.

La resistencia física y moral del esclavo africa­no fue tan inexpugnable que soportó todas las crueldades del hombre y de la naturaleza. Sobre­vivió y proliferó y, mezclado con el español, dio origen a un nuevo producto racial: el mulato, y con el indio al zambo que se extendió por las costas tropicales y los valles cálidos. No pudieron acli­matarse, sin embargo, en el frío.

Cartagena fue la plaza negrera más famosa de América; en ella se proveían los latifundistas y mineros, los empresarios de las murallas y casti­llos, de los canales y caminos y de toda clase de obras colectivas. No obstante, el negro sobrevivió, desde luego al margen de la historia y sin dere­chos. Muy esporádica fue su presencia en la cam­paña libertadora, a pesar de las intenciones de Bolívar de tenerlo en cuenta y liberarlo conforme a 16 prometido al presidente de Haití, sir Alejan­dro Petión.

En Cartagena, la excepción de gran humani­dad fue San Pedro Claver. Consagró más de 40 años de su vida a aliviar sus padecimientos y a compartir su destino fatal, hasta morir en sus brazos como el apóstol de los esclavos, caso único de América.

A mediados del siglo XVIII comenzó el proceso de la reivindicación humana y social de los negros. La Iglesia puso sus ojos en ellos y les concedió el derecho a recibir los sacramentos, tabla de dere­chos espirituales y sociales del hombre cristiano. El negro empezó a individualizarse, a tener nom­bre y apellido propios, familia o descendencia.

* Más adelante, el rey Carlos III de España dictó el Código del Negro y luego Inglaterra tomó la bandera de su liberación y las demás naciones respondieron. William Wilberforce aparece como el gran parlamentario inglés campeón de la aboli­ción del tráfico de esclavos. El espíritu de la época se impregnó de tales ideas, y los terratenientes, motu propio, iban liberando a los esclavos en Cartagena, Medellín, Mompóx, Popayán, Zipacón, Rionegro y otras ciudades y pueblos.

El 8 de febrero de 1815 las naciones europeas se reunieron en Viena y declararon la abolición universal del tráfico de esclavos.

Colombia, en 1821, dictó las primeras leyes de liberación gradual, proceso que culminó con la Ley del 21 de mayo de 1851, que decretó la absoluta libertad de los esclavos a partir del primero de enero de 1852.



  • la esclavitud en la colonia
  • la esclavizacion en la colonización
  • la colonia

  • la colonizacion francesa
  • esclavismo en la colonia
  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario