Ecosistema Páramo





De las altas montañas se generan recursos hidricos muy importantes para Colombia, albergan una gran variedad de especies (incluso algunas montañas altoandinas son el último refugio de muchas plantas y animales que en las tierras bajas han desaparecido) y han actuado como una barrera que protege de organismos alteradores, a las zonas tropicales más bajas. Ecosistema caracterizado por nieblas, lloviznas, nubes y vientos fríos en medio de rocas.

Los páramos se caracterizan por ser sistemas naturales complejos y variados de alta montaña, ubicados por encima del límite superior de los bosques altoandinos y clasificados en subpáramo, páramo y superpáramo. Dentro del marco legal, la protección de los páramos se encuentra consignada en los principios ambientales de la Ley 99 de 1993, al tenor de la cual se establece que “las zonas de páramo, subpáramo, los nacimientos de agua y las zonas de recarga de acuíferos serán de protección especial”. En Colombia la maxima expresión del páramo se manifiesta en las tres cordilleras y en la Sierra Nevada de Santa Marta. El paisaje de los páramos le da al espíritu humano su máxima elevación. El suelo se caracteriza por ser negro, ácido y pobre en nutrientes pero rico en materia orgánica, está cubierto por una vegetación tupida, donde predominan la paja y el frailejón acompañados de musgo con gran capacidad de absorción.

La tierra es permeable, almacena agua, lo que le da su mayor importancia ecológica. Las formas de vida del páramo se han adaptado a una gran altura donde la radiación solar intensa alterna con días nublados y cielo cubierto.

El clima es básicamente frío y húmedo y la temperatura varía con la altitud. Los días soleados corresponden al verano entre diciembre y febrero en la cordillera Oriental, mientras que en la Occidental y Central se presentan de junio a septiembre.

Las plantas protegidas de la radiación solar, tienen hojas plateadas, blancas, vidriosas o brillantes, coloradas, de tonos rojizos y soportan bajas temperaturas en los amaneceres durante los veranos.

La precipitación pluvial en los páramos disminuye en la medida que aumenta la elevación sobre el nivel del mar. Las nevadas nocturnas son comunes desde los 3.600 a los 3.800 metros y las lluvias se desprenden con la densidad y en presencia del bosque andino que se extiende más abajo de la zona de los páramos. Este bioma está constituido por subpáramo, páramo y superpáramo o páramo alto.

El subpáramo
Es la faja transicional entre la selva subandina y el páramo. Abundan los arbustos, los árboles pequeños, bambúes pequeños, liqúenes, musgos y hepáticas. Algunos lugares presentan un bosque que cambia bruscamente a páramo, debido a condiciones topográficas o de protección, aunque también a incendios y talas.

El páramo
Se extiende aproximadamente hasta los 4.500 metros sobre el nivel del mar y se reconoce por el predominio de gramíneas y de frailejones. Presenta depresiones del terreno que permanecen encharcadas con formación de pantano, musgos y arbustos enanos. Los sietecueros son un elemento característico.

El superpáramo
Reemplaza al páramo por encima de los 4.500 metros sobre el nivel del mar, con una cobertura vegetal decreciente o casi nula. Carece de frailejones y los suelos son menos evolucionados. Los rigurosos climas son más pronunciados.

La vegetación natural dominante en estas áreas está representada por musgos, como los de la turba (Sphagnum spp) y el llantén de páramo (Plamtago rígida).

Los pajonales o gramíneas están representados por la paja ratón (Callamagrostís), el carrizo (‘Cortadeiras), el frailejón (Espeletiaspp), el chite (Hypericum), la viravira (Gnaphalium spp), el chusque (Chusque spp), el romero de páramo (Senecio spp), el gaque (Clusia spp), y el cardo (Puyas spp). Arbóreas y arbustivas se representan por el mortiño (Hesperomeles spp), el chilco (Baccharis spp), el quiebra barriga (Pernettya spp) y el encenillo (Weinmania spp).

En términos generales la fauna de los páramos está constituida, por especies propias de este ecosistema, aunque también las hay del subpáramo y de la alta selva andina. Entre los animales más representativos y amenazados de extinción se encuentran el venado blanco, llamado así por su pelaje gris claro, y el oso de anteojos, especie endémica de los páramos de Colombia y de Venezuela, único en el neotrópico.

El colibrí es una de las aves más conocidas en los páramos, habitando por sobre los 4.000 metros. Los insectos abundan especialmente en las hojas de los frailejones.

Sin embargo, actualmente la fauna y la vegetación propias del páramo padece la desproporcionada tala y quema, sin advertir la importancia del páramo en el nacimiento de los ríos y las potenciales especies que allí se gestan para la medicina, y el aprovechamiento en resinas y perfumes, entre otros.

El ecosistema presenta anfibios de las familias Leptodactylidae, Dendrobatidae e Hylidae y pequeños reptiles como lagartijas, salamandras y especies de las familias Iguanidae, Gymnophtalmidae y Analis.

Entre los mamíferos están conejos (Sylvilagus brasilliensis), comadrejas (Caluromis dervianus), curies (Cavia sp), guagua (Agouti taczanowskii), danta de montaña (Tapirus pinchaque), venado perro (Pudu mephistophiles), venado matacán (Mazama americana) y osos (Tremactus ornatos). De las aves, las más representativas son el cóndor (Vullur giyphas), el águila (Oroaetus isidori), las alondras (Anthus bogotensis), los patos (Oxyura spp y Anas), la mirla (Titrdus fuscater) y colibríes, entre otras.

paramo-sabias que

La flora y la fauna de este ecosistema contribuyen a su especial equilibrio. Los páramos, debido a su gran potencial de almacenamiento y regulación hídrica, son estratégicos para abastecer los acueductos. Han sido además relevantes para el hombre desde épocas precolombinas, asignando a estos lugares un valor sagrado y rico en cuanto a mitos y leyendas se refiere. Sin embargo, las tecnologías utilizadas para la explotación indiscriminada de los suelos, tales como agroquimicos y pesticidas, las prácticas económicas productivas vigentes desde la época prehispánica, como las duernas reiteradas y los procesos de ocupación (colonización indígena y campesina, ubicación de sistemas de comunicación, torres eléctricas y controles militares) afectan gravemente la fragilidad de los páramos dejando pérdidas incalculables.

El páramo se encuentra básicamente en la parte de la región Andina y los páramos húmedos acompañados de frailejones existen solamente en Colombia, Ecuador y Venezuela a nivel mundial, de los cuales, en el país se encuentra el 64 %, con una extensión aproximada de 1 ‘800.000 hectáreas. Las principales zonas de páramo y su extensión en Colombia son el Macizo Colombiano (40.000 ha.), Sierra Nevada de Santa Marta (85.000 ha.), Sumapaz (205.000 ha.), Chingaza (50.000 ha.), las Hermosas (59.500 ha.), Santa Isabel, Tolima, Ruiz (101.900 ha.), Pisba, Cocuy (Guicán y Chita 1’120.000 ha.), Santurbán, Berlín, el Almorzadero, la Rusia, Guantiva, Betulia, Barragán, Chili, Torra, Bordoncillo, Galeras Azufral, Cruz Verde, Guerrero, Monte de Leona, Pan de Azúcar, Yaguaquer, Guasca, Gachalá, Medina, Tasares y Tatama, entre otros. Algunos de los páramos del país que se encuentran bajo el Sistema de Parques Naturales son los de la Sierra Nevada de Santa Marta, Sierra del Cocuy, cordillera de los Picachos, Chingaza, Sumapaz, Las Hermosas, Las Orquídeas, Parque de los Nevados, Puracé, Iguaque y Paramillo.

paramo-altura máxima



  • que es un paramo en geografia
  • geografia del paramo
  • el paramo - geografia
  • que es paramo en geografia

  • superparamo
  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario