Bosque Seco Tropical





Ocupa una vasta área de la planicie costera del Caribe que va desde el sur de La Guajira hasta Córdoba, así como en San Andrés, Providencia y Catalina, el cañón del río Cauca y el alto valle del río Magdalena; los enclaves de menor extensión en el sector de la Gloria y Gamarra en el departamento del Cesar, las inmediaciones de Cúcuta y los valles de Convención y Ocaña, el valle alto de los ríos Sucio en las inmediaciones de Dabeiba, Urumita y el cañón del rio Cauca, en Antioquia; valle alto del Dagua, el valle medio del río Chicamocha o Sogamoso; la planada del alto valle del río Cauca, departamentos del Cauca y Valle; cañón del río Patía, departamentos del Cauca y Nariño.

Mantiene un verano prolongado por lo que las especies se caracterizan por su adaptación para sobrevivir. Dentro de los bosques secos hay árboles que miden entre 5 y 15 metros con un dosel uniforme, del cual sobresalen cactáceas columnares o candelabriformes, predominando especies leguminosas con hojas compuestas, que disminuyen su superficie para disminuir la pérdida de agua por transpiración.

fragmentos de bosque

Fragmentos de bosque subandino en medio de sistemas agrícolas.

Las especies que tienen espinas, aguijones o pelos urticantes usan este mecanismo como protección contra los animales herbívoros. En el Caribe la flora típica presenta afinidades con la de México y las islas del Caribe y está formada por géneros como Acacia, Bulnesia, Bursera, Caesalpina, Capparis, Cercidium, Cephalocereus, Croton, Jatropha, Lcmaireocereus, Opuntia y Prosopis.

En el Arauca y Casanare existen algunos elementos caducifolios como el dividivi y el guamacho, los cuales junto con la cactácea columnar indican relaciones con los bosques secos del Caribe.

puma

Durante las épocas de lluvia, el desierto reverdece, con profusión de hierbas efímeras, las leñosas de dos a cuatro metros de altura e incluyen principalmente leguminosas como el trupio, el aromo gel y carbonal. Predominan los olivos, árboles perennifolios, y entre los arbustos el kachú y el maribara. Los bejucos son frecuentes, existe una bromeliácea epífita, la huayócoma -Tillandsia flcxuosa-. Al norte de La Guajira la vegetación se reduce a pequeños
cardones, que en su mayoría no alcanzan un metro de altura y subarbustos de Tuatúa.

Es un bioma que se encuentra prácticamente acabado, debido a que esta vegetación crece en lugarescon climas aptos para la agricultura y la ganadería, hasta tal punto que entre todas las formaciones forestales del país, es el tipo más amenazado. Las zonas secas, aunque han sido consideradas de baja diversidad de especies, sobre todo si se les compara con las húmedas, en los enclaves xerofíticos y los bosques secos tropicales, no sólo poseen en ocasiones niveles de endemismo alto, sino que incluso cuentan con una diversidad relativamente alta.

En el alto Magdalena, la avifauna típica de las formaciones xerofíticas y subxerofiticas está compuesta por exóticos animales clasificados taxonómicamente en 54 especies, y aunque no existen especies endémicas, 21 son consideradas formas o subespecies diferentes. Así mismo, se muestra que en los enclaves secos de los valles del Cauca y el Patía se encuentra una avifauna rica en subespecies endémicas, mientras que en el cañón del Dagua solamente hay una especie endémica. En la región seca de Cúcuta, no se encuentran especies endémicas. En los bosques secos tropicales, la diversidad de especies alcanza niveles intermedios entre las selvas tropicales y los bosques templados, porque contienen cerca de 94 especies arbóreas en un décimo de hectárea.

La vegetación de montaña, cumple funciones muy importantes en este ecosistema como el control de la erosión, mantenimiento de la humedad en el suelo, refugio y alimentación de diversas especies animales, produce materia orgánica, es regulador hídrico y genera sombra para el desarrollo de otras especies vegetales de menor tamaño. Muchas de las formaciones vegetales que existen en los sistemas montañosos de nuestro país, varían de secas a muy húmedas y esta vegetación, decrece a medida que aumenta la altura.

Los bosques de elevaciones medias, se llaman premontanos (entre 500 y 2.000 m) y poseen árboles altos y festonados de bromelias, helechos y musgos. Los robles, bambúes, gaques y palmas de cera, hacen parte de este ecosistema. Los bosques más elevados son denominados montanos (2.000-3.100 m) y sus árboles son retorcidos, bajos y cargados de epífitas, como el Tobo, Mora, Colorado y Garrocho. La vegetación nativa de los cerros orientales de Bogotá hace parte de este grupo, entre las que se encuentra: el Nazareno, Angelito, Chusque, Encenillo, Trompeto, Arboloco, Borrachero, Ortiño, Canelo de monte, Mano de oso, Arrayán, Laurel, Romero, Aliso, Chilca. Otras especies exóticas (que no pertenecen a Colombia) como el Eucalipto, el Ciprés y el Pino de Monterrey han sido introducidas modificando el hábitat para muchas especies animales.

A mayor elevación disminuye la vegetación arbustiva y se observan más pastos, macollas y frailejones; ya sobre los 4.600-4.800 m, las laderas son desnudas y rocosas.

macizo colombiano

Macizo colombiano.

Con respecto a la fauna nativa, hasta el momento no se han terminado de clasificar algunas especies (caso de peces e invertebrados); pese a tanta biodiversidad, los ecosistemas son vulnerables a los cambios extemos y muchas especies están extintas o a punto de desaparecer por esta razón y por el aumento del tráfico ilegal.

Rio magdalena

Rio Magdalena, El Periquito de los Nevados (Bolborhynchus ferrugineifrons) es un ave endémica de la cordillera central y se puede encontrar entre los 3.000 y 3.800 m en los nevados del Ruiz y Tolima principalmente.

Posee un pico negruzco relativamente grueso, su cuerpo es pequeño (20 cm de longitud), de color verde y sus hábitos son desconocidos, ya que son pocos los ejemplares que se han visto. Dos subespecies del Pato Andino (Oxyura ja maicensis) han disminuido fuertemente por la reducción en extensión y calidad de su hábitat. Este pato vive en los pantanos y lagos de agua dulce entre los 2.500 a 4.000 m, posee un pico de color azul (en los machos) y cola en abanico; la cabeza y cuello son negros y las mejillas están punteadas de blanco. Son diestros buceadores y cuando se sienten amenazados, se zambullen en lugar de volar.

Nuestra ave nacional, el Cóndor de los Andes ( Vultar gryphus), ya es muy rara de observar en grandes grupos en el país donde existía extensamente, por la degradación intensa del hábitat. A esta especie le gustan los cañones profundos y terrenos montañosos para dormir y hacer sus nidos; se encuentra por sobre los 3.000 m, es muy grande (102-130 cm de longitud y 3 m de envergadura), de cabeza desnuda y arrugada y cresta prominente en la frente. Puede vivir solitario o en grupos y se alimenta de carroña. Su supervivencia depende de la protección a las poblaciones que aún existen.

En los Andes, el 83% del total de especies de anfibios (462) es endémico y en Colombia el inventario aun no se ha terminado; de todas maneras, las 582 especies reportadas, ya representan el 10% de anfibios del mundo y actualmente, el 100% de los anfibios de las tierras altas del Macizo de la Sierra Nevada de Santa Marta es endémico.

El Sapito Muisca (Atelopus muiscá) es una especie endémica de páramo, muy abundante en el Parque Nacional Natural Chingaza. De cuerpo robusto, verde brillante con verrugas grandes de color amarillo en los flancos; no mide más de 42 mm. La postura de los huevos es en forma de camándula y los adultos viven en las quebradas de agua muy fría.

La herpetofauna (reptiles) más rica de América del Sur (727 especies de las 2.250 reportadas). Se encuentra en los Andes, donde 265 especies son endémicas. Existe una gran variedad de lagartijas y lagartos distribuidos por encima de los 1.900 m. El Lagarto Collarejo es uno de ellos y se le puede encontrar en los departamentos de Santander, Boyacá y Cundinamarca hasta los 3.200 m de altura. Su cuerpo es robusto, extremidades bien desarrolladas y cabeza pequeña. Mide 80 mm, se alimenta de insectos terrestres y su nombre, se debe a la presencia de un collar negro en los machos.

Más del 7% de las especies de mamíferos en el mundo, están en Colombia y algunas en los límites del país es probable que también se localicen al interior, pero también este es el grupo en mayor riesgo, en especial los grandes mamíferos, por la expansión agrícola y el tráfico ilegal.

Es importante la riqueza de murciélagos (115 especies) y roedores (94 especies). La cordillera Oriental además, presenta el mayor número de mamíferos y posiblemente de primates y en el Parque Nacional Natural El Cocuy, al parecer están representadas todas las especies de félidos o gatos silvestres registradas en Colombia.

La Danta Lanuda o de páramo (Tapirus pinchaque), junto con el oso de anteojos, es uno de los mamíferos más grandes de los Andes. Es considerada un fósil viviente por el gran parecido con su ancestro común (Palaeotherium) que también es el del caballo y el rinoceronte. Se alimenta de plantas y sales minerales que lame en salados naturales, posee sitios específicos para comer, dormir, defecar y rascarse y es la especie de tapir más primitiva en vía de extinción, debido a la cacería y la pérdida de bosques y páramos.

El Oso de Anteojos (Tremarctos ornatus) es un mamífero terrestre yparcialmente arborícola, solitario, con característicos anteojos blancos alrededor de los ojos (aunque existen algunos que no los desarrollan), se alimenta de cogollos de bromelias, frutos, bambú y ocasionalmente, carroña de otros mamíferos. Vive en la montaña, generalmente entre los 1.800 – 3.000 m de altitud, pero puede descender a los 500 m para comer en las plantaciones, especialmente maíz, razón por la cual es cazado por considerarse una amenaza. Otra causa de su desaparición, es la utilización en medicina tradicional de algunas partes de su cuerpo. El Tigrillo Gallinero (Felis tigrinus) es una especie que se puede encontrar hasta los 3.200 m de altitud, con peso no mayor de los 3 kg y manchas pequeñas y en forma de roseta; se alimenta de pequeños mamíferos y aves y por supuesto, su nombre está asociado a las incursiones que realiza en las fincas para comer las aves de corral, razón por la cual es cazado; pero el tráfico ilegal es la mayor amenaza para su existencia.

Los peces son poco conocidos a pesar de su importancia económica. En la cordillera Oriental hay 18 especies del género Chaetostomus o bagre acorazado, característico de aguas rápidas y frías y el Pescado Negro (Astroblepus
grixalví) por su parte, es endémico de los ríos de las montañas de la cuenca del alto Cauca. Colombia tiene la mayor diversidad de mariposas diurnas (entre 3.000 y 3.500) y las nocturnas pueden llegar hasta 45.000. En la cordillera oriental se puede encontrar gran diversidad de mariposas del género Satyrinae que han colonizado todos los pisos térmicos y se consideran las conquistadoras de los ambientes más fríos (es posible encontrarlas hasta los 4.200 m de altura). Sus orugas son de color verde o amarillo salpicado de pequeñas protuberancias dorsales. Algunas poblaciones son endémicas en ciertas áreas montañosas y se alimentan de gramíneas y heliconias.



  • trupio del desierto
  • www departamento nazareno colombia/parque-nacional-de-chicamocha
  • Bosque seco tropical colombiano
  • bosque humedo

  • tigrillo gallinero
  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario